dimarts, 21 de maig de 2013

Tantas...



¡Tantas noches suben
 a mis lunas!
En esta plaza,
el estanque,
la paz,
el cosmos se pierde.

¡Tantas noches suben
 a mis ojos!
y ¡tantas noches se pierden
en mis estrellas!
Como si nada,
como antes de todo,
saltando del pasado al sueño
y de allí al olvido.

¡Tantas estrellas se pierden
 en mis noches!
Me nace allí,
en el centro del centro,
a dónde ya no llega
nadie ni nada,
ni la palabra

y va creciendo
de noche en noche,
de luna en luna,
como una serpiente
volando hacia mis ojos
(ventanas hacia la luna)

y sale
y lo llena todo
y lo cambia todo
y tantas noches despiertan
mis lunas y mis ojos

y, ¿por qué no?, mis lágrimas.